Inicio > Jubilación > FISCALIDAD DE LAS EPSV
  • Volver

FISCALIDAD DE LAS EPSV


Aportaciones

Para los contribuyentes residentes en Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, respectivamente, las aportaciones a los planes de previsión integrados en Mediolanum Previsión EPSV se reducen en la base imponible general del IRPF con los límites siguientes:

  • 5.000 € anuales.
  • Aportaciones a cónyuges o parejas de hecho: El/La contribuyente cuyo cónyuge no obtenga rentas a integrar en la base imponible general o si estas son inferiores a 8.000 euros anuales podrá reducir las aportaciones realizadas a la EPSV de su cónyuge con el límite máximo de 2.400 € anuales.

Aportaciones a personas con minusvalía física de grado igual o superior al 65% o psíquica igual o superior al 33% o que haya sido declarada judicialmente con minusvalía con independencia de su grado. Pueden realizar aportaciones, además del titular minusválido, sus familiares hasta el tercer grado de parentesco, incluyendo a su cónyuge o tutores. El límite conjunto de reducción es de 24.250 euros anuales y el límite individual para familiares, cónyuge o tutores es de 8.000 euros. La aplicación de estas reducciones no puede dar lugar a una base liquidable general negativa.

Las aportaciones realizadas en el ejercicio que no hayan podido ser objeto de reducción en la base imponible general, bien por insuficiencia de esta o por exceder de los límites arriba citados, podrán aplicarse -previa solicitud del interesado- en la declaración del IRPF de hasta los cinco ejercicios siguientes.

Cuando concurran aportaciones propias del ejercicio con aportaciones de ejercicios anteriores que no hayan podido ser reducidas, se reducirán en primer lugar las correspondientes a años anteriores.

Prestaciones

Las prestaciones están sujetas al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas con el tratamiento de Rendimiento de Trabajo Personal, sujeto a retención.

A) Prestaciones en forma de capital: Se integrarán al 100% en la base imponible general, excepto que hayan transcurrido más de dos años desde la primera aportación, en cuyo caso se integrará al 60% hasta 300.000 € y al 100% el resto. No obstante lo anterior, el contribuyente no estará obligado a integrar necesariamente al 60 por 100 las cantidades percibidas en forma de capital en el primer ejercicio de cobro, pudiendo optar por aplicar este porcentaje sobre los importes que obtenga, igualmente en forma de capital, en el segundo o sucesivos ejercicios, siempre y cuando no lo haya hecho con anterioridad.

B) Prestaciones en forma de renta. Se integran al 100% en la base imponible general.

C) Prestaciones en forma de capital – renta.

A cada una de las partes le será de aplicación su propia normativa.

Nota: La presente información es conforme a la normativa fiscal vigente, quedando sujeta a revisión y a las modificaciones que pudieran producirse en el futuro.